Como una forma de culminar el ciclo de la Escuela Mujer Emprende de este año, las alumnas participaron en un encuentro regional pensado como un espacio para el intercambio de conocimientos y experiencias de emprendedoras, con foco en la asociatividad, redes, liderazgo y empoderamiento. La instancia virtual fue preparada por le institución ejecutora de la escuela, la organización “Simón de Cirene” y contó con la participación de las autoridades de SernamEG Los Ríos, Waleska Fehrmann Atero y la Seremi de MinMujeryEG, Yalili Garay Peña.

En la oportunidad, las emprendedoras recibieron su certificación, una vez concluido el encuentro regional, y cerraron un ciclo de aprendizajes que las hizo crecer, consolidarse como emprendedoras y fortalecer su espíritu emprendedor.

Respecto a este importante proceso para las participantes de esta nueva versión de la Escuela, la Directora Regional de SernamEG Los Ríos, Waleska Fehrmann Atero, manifestó estar muy contenta y orgullosa de sus logros. «Desde nuestro Servicio, felicitamos a todas las emprendedoras que culminaron este importante proceso de nuevos aprendizajes que les permiten poder emprender desde la tranquilidad de contar con muchas más herramientas para poder consolidar y hacer viables sus emprendimientos. Destacamos la constancia y persistencia de las emprendedoras de nuestra región quienes se adaptaron a este nuevo formato de aprendizaje remoto para adquirir conocimientos, habilidades y competencias que les permitirán alcanzar mayor autonomía en la toma de decisiones sobre sus recursos y su vida personal”.

Durante la escuela las participantes pudieron acceder a cinco módulos: Marketing Digital; Innovando en Productos y Servicios; Cómo emprender en tiempos de crisis; Plan de Negocio y Gestión Financiera y Formalización. Además como aspecto destacable se encuentra el haber podido derribar las barreras tecnológicas, la generación de redes entre las participantes y el fomento a la asociatividad entre las emprendedoras.

La voz de las participantes

 

En el encuentro realizado, previo a la certificación de las 54 participantes, dos de ellas compartieron su enriquecedora experiencia en la Escuela de Emprendimiento 2020.

Viviana Alvarado dueña de Coffin Chocolatería junto a su madre, con quien desarrollan las antiguas recetas de su abuela sumado a los souvenir valdivianos, manifestó su total agradecimiento a la oportunidad brindada por SernamEG para continuar aprendiendo y perfeccionando su emprendimiento. “Agradezco enormemente a Escuela Emprende de SernamEG por darnos la oportunidad de tomar estos cursos lo cual para mi fue una gran experiencia, más en tiempos difíciles de pandemia, sin duda asumir este proceso significó un enorme desafío por las dificultades que conlleva hacerlo de forma remota (cortes de luz, internet, entre otros) y todo lo que implica desde el lado humano y la interacción virtual, pero sabemos que tenemos que tenemos que reinventarnos y de alguna forma salir adelante, en asociatividad, complementandonos con otras emprendedoras. Reitero mis agradecimientos a SernamEG por esta tremenda posibilidad de aprender muchísimo más junto a excelentes tutoras que nos impulsaron a avanzar y terminar adecuadamente este proceso”.

 

En tanto, Cristina Figueroa, emprendedora valdiviana y dirigenta, detalló estar muy contenta y agradecida de su paso por la Escuela. “Como emprendedoras sabemos lo dificultoso que se pone el camino muchas veces, en particular al inicio, o en las caídas del que tenemos pero nosotras sabemos también que más allá de las caídas, lo que importa es la cantidad de veces que nos levantamos para salir adelante, seguir avanzando, seguir emprendiendo, y así abrir muchos más caminos, pero quiero poner énfasis en el trabajo asociativo y colaborativo entre mujeres. Es muy importante que nosotras nos apoyemos entre sí, más en este tiempo de crisis con la pandemia, en que nos necesitamos para impulsarnos, en la difusión, el voz a voz, en preferir productos locales, en apoyar la autonomía económica, en fortalecer nuestras redes y tener claro que con nuestro propio  talento y el de las demás emprendedoras, podemos unirnos para seguir creciendo en asociatividad y trabajo colaborativo. Mi llamado es a aprender a conocernos, aprender de los productos que elaboran otras emprendedoras, trabajar en alianza colaborativa y aprovechar al máximo cada una de las capacitaciones que nos ofrecen, todo lo anterior es lo que nos continuará impulsando en tiempos como estos y a futuro”, puntualizó Figueroa.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *