La seremi de Desarrollo Social y Familia, Ann Hunter, informó que este 25 de junio finaliza el plazo para que los hogares que postularon al primer pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y su solicitud fue rechazada puedan apelar en la página www.ingresodeemergencia.cl.

La autoridad indicó que “el IFE es una medida del Gobierno orientada a proteger los ingresos de las familias más afectadas durante la pandemia, que busca dar tranquilidad a los hogares que pasan por momentos difíciles debido a la pérdida de su empleo o a la disminución de sus ingresos. Por eso, hemos mejorado este apoyo aumentando la cobertura y los montos, lo que permitirá llegar a las familias que más lo necesitan”.

En ese sentido, la seremi Hunter señaló que “el llamado que estamos haciendo como Ministerio a las familias que salieron rechazadas y crean que esa situación debe ser revisada, es a presentar su apelación en la página web, en la pestaña ¿tienes un problema? Es muy importante que las personas hagan este trámite en la plataforma, que es muy sencillo y rápido. Si una persona ya postuló y fue rechazada no tiene que volver a postular, basta con que realice esta apelación”.

POSTULACIONES ABIERTAS
La seremi Ann Hunter subrayó que a partir del nuevo Ingreso Familiar de Emergencia, se ampliaron los plazos de postulación para aquellas familias que cumpliendo con los requisitos aún no han solicitado el beneficio.

“Nuestro objetivo es que más hogares puedan ser beneficiados, por eso extendimos el plazo de postulación para el segundo pago hasta el 9 de julio, que será el primero con el monto de 100 mil pesos por integrante del hogar», detalló.

Respecto de los beneficiarios, señaló que el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia llegará a los hogares más afectados por la crisis sanitaria y económica, por lo tanto pueden acceder los hogares sin ingresos formales que estén dentro del 90% del Registro Social de Hogares (RSH) y dentro del 80% de mayor vulnerabilidad de acuerdo al Indicador Socioeconómico de Emergencia (ISE); para este grupo, el monto es de 100 mil pesos por cada integrante hasta hogares de cuatro personas, mientras que en aquellos más numerosos, el aporte disminuirá levemente a partir del quinto integrante.

Un segundo grupo son los hogares que tengan ingresos formales, pero bajos, y que se encuentren dentro del 90% del RSH y en el 80% según el ISE. El aporte, en estos casos, será un complemento a los actuales ingresos formales para alcanzar el umbral establecido para la cantidad de integrantes, con un piso mínimo del aporte de 25 mil pesos por integrante del hogar. Por ejemplo, si un hogar tiene dos integrantes, el umbral es de 200 mil pesos.

Además, son beneficiarios los hogares donde viva al menos un adulto mayor de 70 años que reciba la Pensión Básica Solidaria y aquellos donde resida al menos una persona que reciba la Pensión Básica Solidaria de Invalidez, los que deben pertenecer al 80% de mayor vulnerabilidad según la Calificación Socioeconómica del Registro Social de Hogares.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *