Como un elemento que añadirá competitividad en favor de los clientes, definió el diputado de Renovación Nacional Bernardo Berger, la portabilidad financiera contenida en el proyecto de ley que hoy verá la Cámara Baja en su tercer trámite legislativo.

La iniciativa busca promover la portabilidad financiera y facilitar que las personas, así como micro y pequeñas empresas, se cambien de un proveedor de servicios financieros a otro.

De aprobarse la ley, “pondremos fin a la falta de competencia en materia de otorgamiento de créditos financieros que se ha mantenido por décadas y que ha impedido a los chilenos moverse fácilmente entre un intermediario y otro, y que puedan lograr las mejores condiciones de financiamiento sin tener que verse obligados a quedar atrapados en la institución financiera en la que solicitaron su crédito”, subrayó Berger.

”Asimismo, podremos contar con un sistema de portabilidad con las reglas más claras respecto de los pasos a seguir, los plazos, formalidades e  información que las instituciones deben entregar”, dijo el legislador por Los Ríos.

La aplicabilidad de la ley regirá para los bancos e instituciones financieras, cooperativas, compañías de seguros y cajas de compensación.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *